domingo, 21 de septiembre de 2014

THE BEATLES - SGT PEPPERS LONELY HEARTS CLUB BAND

Podría poner que es uno de los mejores discos de la historia de la música de todos los tiempos.
Podría decir también que el grupo es de los mejores de todos los tiempos.
Para muchos sería válido y acertado, pero otros no lo compartirían en absoluto.
Como tanto me tiene, y como tanto me da, pues voy a hablar del disco.
Tampoco me voy a extender en muchos datos, ya que muchos de ellos están más que sabidos por cualquiera que busque un poco.
Personalmente diré cuando era un chaval, The Beatles me parecía un grupo para viejas glorias nostálgicas (supongo que lo mismo que ahora pensarán los jóvenes cuando hago alabanzas de Kraftwerk u otros de mi época), aunque había algo en sus temas conocidos que hacía que no te importase escucharlos cuando sonaban en cualquier medio de comunicación.
Pero cierto día, me dejarn en vídeo la película Yellow Submarine, y mi visión cambió totalmente desde aquel momento, y yo tambien pasé a ser una "vieja gloria nostálgica".
Sgt Peppers es un disco clásico. Un disco que se puede mirar desde varios puntos.
Uno podría ser que en este disco se encuentran canciones ya míticas del grupo, y alguna de lo mejor que hicieron nunca.
Otro podría ser que rompieron moldes desde del punto de vista artístico, pues fueron los primeros en poner las letras de las canciones en el Lp. Amén de que la portada, así como todo el encarte haya quedado como también algo clásico.
Y por último podría ser que este disco tiene uns técnicas de grabación, una producción y unos logros alcanzados en los estudios que aún hoy son dignas de admiración.
Hay que darse cuenta que estamos hablando del año 67, y que el disco fue grabado en una mesa de cuatro pistas.
No es un álbum concepto como se pretendía en un momento. Y sí miramos cada canción de forma independiente, puede que no sea su mejor disco.
Pero la magia de Sgt Peppers reside en el compedio de todo lo antes citados.
Obras maestras como A Day In a Life, Lucy In The Sky......., She´s Living Home.
El diseño y concepto de la portada, que ya invitaba a escuchar y comprar el disco.
Y las técnicas de grabación, en el intento del grupo por hacer algo nuevo, distinto, siempre intentando romper moldes. Mucho de todo tienen la culpa tanto el productor George Martin, como el ingeniero de sonido Geoff Emerick, siempre atentos a desentrañar lo que los chicos de Liverpool tenían en mente y plasmarlo en vinilo.
Y aunque, después de mucho escuchar al grupo, siempre me ha quedado dudas de si este es el mejor o si lo es Revolver, (otros preferirán el album blanco o Abbey Road), lo que tengo claro es que sigue siendo para mí un disco imprescindible, y un disco que me ayudó a abrir los ojos a muchas otras músicas y estilos.
No sé si es una obra maestra, para mí lo es, y ya me llega.
Y finalizo haciendo una recomendación de abuelete. Si lo escuchas, escúchalo en sonido mono, que es como se grabó. No me digas porqué, tengo los dos formatos, y no hay color. Incluso si lo escuchas en mp3.
Al que no le guste el grupo, que siga sin escucharlo. A los que ya lo conocemos no hay nada que decir. Pero para el que tenga dudas, que lo escuche.

FABRIK/SIEMENS - SOME MACHINES ARE GOOD TO MAKE DIAGNOSES

Empezó llamándose Siemens durante sus dos primeros trabajos, pero a partir de ahí pasó a llamarse Fabrik, que seguro que les suena a muchos más.
Un proyecto personal, detrás del que se encuentra Atom Cobalto, un no-músico como el mísmo se denomina y que tiene otros proyectos también conocidos como The Outer Space, The Dadaist, Viejo Café de Europa y Ocnelie Ilmatik.
Vamos, una persona inquieta y que la electrónica es su pasión.
Fabrik, en este caso Siemens, es la parte más puramente de electrónica experimental, más electrónica ambiental, fijándose más en los correos cósmicos alemanes, en los sonidos industriales más llevaderos y en la EBM.
Para su debut, Atom Cobalto samplea y construye sonido, ritmos y también ambietes, a través de las máquinas de los hospitales. Tampoco pone reparos en samplear sonidos de otros grupos para combinarlos y darles forma a gusto del compositor.
Esas máquinas que nos mirar interiormente, aunque sea de manera fría, y que nos ayudan a tener un nivel de salud mejor.
La cosa no puede empezar mejor. Faktor VII es una descarga de EBM atronadora y desbocada. Detrás de un ritmo infernal las máquinas suenan.
Sanguínea nos introduce por mundos atmosféricos, electrónicos, pero también ambientales. Es delicada, al mismo tiempo que tiene un halo de misterio, no de oscuridad. Es muy flotante, si es que se puede expresar aquí.
Cloning, remezclada por Juventudes Lesbianas, vuelve a darnos un buen chute de EBM.
Analyser Machine sigue dándonos EBM de calidad.
Ci-box nos manda a la zona más experimental, electrónica dura. Corta, concisa y muy interesante.
La también corta Factor nos ofrece EBM industrial.
Torso Et Pubis es de las que me recuerda al  Esplendor Geométrico  Seikh Aljama. Rítmica y con electrónica áspera.
Faktor I vuelve con EMB industrial bailable.
Patóligy es rítmica, pero tiene mucho de buen Ambient.
Factor X, como en todos los Factor, manda el EBM con voces casi cacofónicas.
Cloning, esta vez la toma original, personalmente gana algún entero con respecto a la remezcla antes mencionada.
Y termina el disco con Factor IV que esta vez deja un tanto al lado la EBM rítmica y se pasa a un tema muy bueno con sonidos industriales y experimentales.
Un debut más que satisfactorio. Y lo que es mejor, es que esto fue el punto partida para más trabajos y más interesantes.