domingo, 10 de abril de 2016

FANGORIA - UN DÍA CUALQUIERA EN VULCANO 3.0

Con este 3.0, terminaba la trilogia de Fangoria.
Para mí es el mejor de los tres, aunque por suerte, todos tienen buen nivel.
Big Toxic y los propios Fangoria se ocupan de la producción.
No sé si será por éso, pero el sonido se "enducere", se acelera por momentos.
La electrónica de baile en los noventa crecía y cambiaba a pasos agigantados. Los estilos aparecían por doquier y lo que hace un año era novedad, en pocos meses ya quedaba obsoleto.
Habian pasado dos años desde el anterior Ep. Este se editó en 1995, así que conscientes de todo lo que pasaba, Alaska y Nacho facturan un disco de corte mucho más bailable y tal vez más directo.
Lo consiguen con creces. Siguen siendo ellos, pero los ritmos y los sonidos son más contundentes y marciales.
Hay Que Sufrir es directa, pesada, contundente y tremendamente adictiva.
A La Felicidad Por la Electrónica se le imprime una velocidad spídica que hace casi imposible que no muevas los pies.
Dios Odia A Los Cobardes es un Techno relajado con melodías cercanas a su anterior trabajo. Un gran tema.
Carta Blanca Para los Rudos es otro pepinazo imparable. Potencia y ritmo desbocado con un base trepidante y unos samples vocales que encajan perfectamente.
También aquí podemos encontrar el tema de Family, Sentimental, que ellos no editaron. Un perfecto tema Synth Pop que es lo mejor del disco. Puede ser que también yo lo vea así, porque siento debilidad por Family.
Autopsia A Un Fantasma es el más potente, que no rítmico de todos. Un sonido Dark y Hard, casi Post Punk Electrónico con voces arábigas. Fenomenal.
Las remezclas que aparecen tampoco tienen desperdicio.
Dios Remezcla A Los Cobardes tiene más guitarras y se podría decir que es una versión más "sucia" del tema. Estupenda.
Hay Que Sufrir En Siliencio se aproxima al Intigent Techno de forma más que admirable.
Y Carta Blanca Para Los Ruidos se va sin miramientos hacía el Hard Techno con momentos percutivos que podrían haber hecho los mismos Prodigy. Intensa.
Un gran final para una buena trilogía.




FANGORIA - UN DIA CUALQUIERA EN VULCANO 2.0

En el año 93, Fangoria editaban su segundo Ep que formaría parte de una trilogía que, para mí, es de lo más productivo que han hecho en toda su discografía.
Esto hablando en términos compositivos, no así en términos comerciales, pues Fangoria han conseguido mucho más éxito y popularidad con discos posteriores.
Seguían estando a la moda, seguían esuchando todos los nuevos sonidos que venían de todo el planeta.
Los sonidos electrónicos más modernos suenan este trabajo.
House, Trance y Techno inundan los temas que son realmente buenos.
Hay hitazos como En La Disneylandia Del Amor que son imparables.
Vuelve a la realidad nos acerca a sonidos más Trance perfectamente asimilables y con unas atmósferas tremendas.
Rendirse No Es Perder aparentemente es muy minimalista en cuanto a intrumentación se refiere.
El ritmo marca todo el tema. Un piano House total y unos teclados en un segundo plano. Y esa riff queda guenial.
Misterios es un gran tema que tal sea el que más me recuerda en su melodía a Alaska y Dinarama.
Una estructura muy Pop tirando a melosa, es pasada por un estupendo barniz electrónico y se le da un cariz más oscuro y se consigue una canción de alto calibre.
Nada Nuevo Bajo El Sol también es un tema con melodías de siempre pero acercadas a los sonidos más actuales.
Un Ep más que escuchable en donde Fangoria buscaban estar a la altura de los tiempos y, siendo sinceros, lo conseguían.
Además de aún conservar ese halo underground que personalemnte creo que les quedaba muy bien.
Y en el extended play la verdad es que vienen tres mezclas que son francamente buenas e interesantes.


THE BEACH BOYS - TODAY!

Fue el octavo disco del grupo y una de las obras maestras de Brian Wilson, que parecía estar tocado por la varíta mágica para hacer productos de calidad y de éxito.
También se le considera como un trabajo de madurez por parte de Brian y que ya daba pistas sobre lo que iba a pasar posteriormente, cuando creara Pet Sounds.
El músico empezó a quedarse en el estudio, sitio donde se encontraba más a gusto, donde podía dar rienda suelta a su creatividad, además de poder utilizar el estudio de grabación casi como un intrumento más.
BB seguían teniendo mucho éxito y este disco lo volvió a conseguir sin problema aupándose en lo alto de las listas tanto americanas como inglesas.
Para mí hay dos caras bien diferenciadas.
La primera, alegre y con temas ya clásicos de la discografía del grupo como Do You Wanna Dance, Help Me Ronda o Dance, Dance, Dance (algunas con diferencias con respecto a como salieron en sencillo) donde la parte alegre y disfrutable de la vida la podemos encontrar aquí.
Melodías listas para bailar y desentenderse de todo durante unos minutos.
Perfectas píldoras Pop que automáticamente hacen que te quedes y tararees los estribillos.
La segunda cara es realmente la que nos ponga sobre la pista y comprendamos mejor hacian donde iba Brian.
Temas lentos, baladas con sonidos y melodías más complejas, y  donde hay que darles a todos un diez en cuanto a las armonías vocales y a las voces. Totalmente celestiales. Eso es algo que siempre estara en el debe del grupo.
Si lo que deseas es pasar un rato agarrado y disfrutando de grandes temas, esta cara b es para tí.
La maravillosa Please Let Me Wonder, seguida de la fantástica I´m So Young, o la imprescindible Kiss Me Baby.
Y para rematar la tremenda She Knows Me Too Well y la ensoñadora In The Back Of My Mind.
Una segunda cara para paladear de una manera placentera y degustando todos los arreglos que Brian ya empezaba a utilizar en sus temas.
Un trabajo que se debería de escuchar siempre. Dos caras distintas, pero dos caras imprescindibles.

DAVID BOWIE - SCARY MONSTERS ( AND SUPER CREEPS)

Una vez pasado ya un tiempo de la muerte de Bowie, me apetece hablar de este disco.
Creo que no digo nada nuevo si afirmo que aparte de ser uno de los mejores discos del músico, también digo que es un disco referente para muchos grupos y artistas posteriores.
Salío en el año 80 y durante muchos años fue considerado como su último gran disco.
Bien es verdad que los 80 y los 90 no fueron sus mejores épocas compositivas, pero Bowie supo dejar siempre su buen hacer, como lo demostró ya entrado en el nuevo siglo, que firmó dos muy buenos trabajos.
Ya habrá otro momento para desgranar todo ésto.
Bowie, cuando yo era un adolescente era para mí alguien lejano, alguien ya un poco viejuno de los setenta y la verdad es que su obra no despertaba en mí interés alguno.
Todo cambió cuando oí Ashes To Ashes. Una obra maestra y si digo que debería estar en las cien mejores canciones de todos los tiempos no exageraría.
Sofisticada y atemporal. Mágica.
Así que cuando vi el disco en un rastrillo de mi ciudad me decidí a comprarlo.
Yo era muy sintético por aquel entonces, así que es verdad que tuvieron que pasar años hasta comprender la grandeza de este Scary Monsters.
Tony Visconti fue también el productor y logró un sonido compacto y transparente.
Bowie con su trilogía berlinesa había conseguido cuotas artísticas importantísimas, pero no así en el aspecto comercial.
Así que aquí se centró en hacer algo más asequible. Y lo logró, además de obtener también much calidad.
Pepinazos Art Funk como Fashion son pura delicatesen.
It´s no Game con la voz femenina japonesa y ese sonido potente en la percusión abren ya la puertas de un disco que en su primera cara es impable.
El tema Scary Monsters es trepidante de principio a fin, y Up The Hill Backwards nos puede recordar a sus momentos Glam.
La cara b comienza con un Teenage Wildlife de corte Rock que esta´bien pero no es de lo mejor del disco.
Scream Like a Baby es un gran tema de principio a fin y con un estribillo arrebatador.
Kingdom Come tiene mucho de Rock y de Blues. Buenos momentos de ritmo y de esas guitarras que aparecen en el momento justo o que están por el fondo creando ambientes óptimos.
Because You´re Young recuerda a lo que el mismo Bowie aportó en la trilogía berlinesa, pero con un estribillo más asequible y pegadizo para todo el mundo.
Y el disco se cierra con la parte dos de It´s No Game. Cantad integramente por Bowie y como más tranquila, menos potente que la primera parte.
Un gran disco, que como ya dije anteriormente bebe de la trilogía que él mismo compuso pero con aspectos que lo hacía más comercial y asequible para vender bien sin por ello perder la calidad.
Art Rock de calidad.