sábado, 15 de abril de 2017

NEW ORDER - SUBSTANCE 1987

La verdad es que poco se puede decir de un disco que recopila en dos Lps todos los maxis (caras A) del grupo.
La concentración de buenos temas es tan brutal que no se puede catalogar al disco sino de pequeña gran joya de la electrónica más bailable y tecnopopera de la historia.
Porque un disco que contenta Blue Monday, Ceremony, Perfect Kiss, True Faith, Temtation o Bizarre Love Triangle entre otras, es una descarga de principio a fin de grandes temas que forman parte imprescindible de la discografía del grupo y también son todo un referente en la música de los 80.
Pocos grupos como New Order supieron distinguir al principio de su carrera entre lo que era hacer un maxi o un Lp.
Cada pieza de este disco está diseñada para que uno baile sin parar desde el primer segundo de cada canción.
No es estraño que sus temas sean referentes para muchos grupos en la actualidad y tampoco me extraña que en los directos que hacen en los festivales les llegue y les sobre con tocar muchos temas que aquí están.
Es más, hasta la portada, muy al estlio White Album es tremendamente coherente. No hay que desviarse ni un ápice, sólo debemos concentrarnos plenamente en el contenido.
Un imprescidible.

GARY NUMAN - DANCE

Gary Numan editó este trabajo en el año 81.
Era una estrella en las Islas Británicas, pero no tanto en el resto de Europa.
Para este disco cuenta con el bajo de Mick Karn (Japan) que es francamente de los mejores que he escuchado en mi vida.
La forma única de tocar dicho instrumento por parte del chipriota da un toque personal aunque el tema no sea de él.
También en algunos temas cuenta con la batería de Roger Taylos (Queen).
Vamos que se supo rodear para la ocasión.
No soy muy ducho en la discografía del Gary, pero seguro que este no es su mejor disco. Sin embargo siempre no deja un buen disco y algún tema memorable.
She´s  Got Claws, Stories Slowcar To China, You Are You Are (mini himno),  podrían ser más destacables que los demás, lo cual no significa que el resto no estén bien que lo están.
Eso sí, el título no dice identificará el contenido de este trabajo, ya que salvo un par de temas, el resto no son bailables ni mucho menos.
Gary sigue sonando oscuro e intimista en la mayoría de los temas. Es más, es de esos discos que a uno le cuesta entender como estuvo alto en las listas del Reino Unido, pues los temas no son de los que enganchan a la primera.
En cualquier caso Dance es un disco que debe recomendarse por lo entretenido que resulta escucharlo.